Cómo preparar una musaka vegana


El clásico plato de la cocina griega también tiene una versión para paladares veganos.

Uno de los platos de la película Mi gran casamiento griego es la mousaka, una preparación que no es amiga de paladares vegetariano, menos veganos. En la película, el papel de John Corbett (Ian Miller) -novio de la protagonista- es vegetariano, lo que causa otra de las escenas graciosas, porque nadie de la familia de Toula entiende cómo no come carne.

Bueno, veganos/as y vegetarianos/as entienden mucho más de esto. Pero hoy, a modo de amor culinario y reivindicación, podremos degustar una mousaka totalmente vegana, sin queso, carne, leche ni huevos. Sumando otros ingredientes podrás tener en tu cocina una pieza de obra maestra de la gastronomía, hecha con una bechamel igual de rica, un guiso muy contundente y un queso falso para bañar la preparación.

Descubre nuevos sabores en tu mesa con otro de los platos de la cocina vegana para sorprender, disfrutar y compartir. Si aún no ves la película, esta es una entretenida oportunidad de hacerlo, claro, con un plato vegano.

Ingredientes

Para preparar la bechamel vegana

  • 2 ½ cdas. (15 gr.) de Maizena
  • 2 cdas. (25 gr.) de margarina
  • 200 ml. de bebida de soja y arroz
  • una pizca de nuez moscada
  • sal al gusto

Para el guiso

  • 900 gr. de berenjenas
  • 60 gr. de soja texturizada fina
  • 1 cebolla
  • 1 chalota
  • 1 diente de ajo
  • 150 ml. de tomate frito
  • 1 cda. de puré o concentrado de tomate
  • ½ vaso de vino tinto o caldo de verduras
  • perejil fresco
  • hierbabuena fresca
  • 1 cdta. de azúcar moreno
  • ½ cdta. de semillas de comino
  • 1 cdta. de comino molido
  • ½ cda. de romero
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • sal y pimienta al gusto

Para el “falso queso”

  • 1 rebanada de pan de centeno o cereales
  • 1 diente de ajo
  • 1 cda. de aceite de oliva

Cómo preparar una musaka vegana

  1. Para hacer la Bechamel. Calienta la bebida de soja y arroz. En una olla pequeña a fuego medio derrite la margarina y añade la maizena, se quedará como un pegote que debes seguir tostando por un minuto luego añade un chorrito de la bebida e incorpora a la maizena, se espesará y parecerá una masa, añade otro poco e incorpora bien antes de añadir más, repite hasta acabar siempre incorporando bien la bebida antes de seguir con el resto. Baja a fuego lento, agrega la nuez moscada y sazona a tu gusto, no olvides de remover constantemente durante unos 10 minutos, obtendrás una bechamel espesa. Si te apetece que sea más líquida puedes añadir un poco de la bebida de soja para aligerarla. Reserva.
  2. Para hacer el guiso. Remoja la soja en un bol con agua tibia hasta cubrirla unos 3 cm. de su superficie, deja reposar durante 10 minutos, mientras corta la cebolla y la chalota en cubitos pequeños, machaca el diente de ajo. Calienta en una olla el aceite y tuesta ligeramente los cominos, incorpora la cebolla, la chalota y el ajo con media cucharadita de sal para que se poche más rápido, cuando estén transparente añade la soja previamente pasada por el colador para quitar el exceso de agua, mezcla todo muy bien y añade el vino o el caldo, deja cocer sin tapa a fuego medio hasta que el vino se haya reducido. Incorpora el tomate frito, el concentrado, el azúcar y el romero. Cuece 10-15 minutos a fuego medio-bajo sin tapar, añade la hierbabuena y el perejil picado, sazona a tu gusto. Debe quedar un guiso sin mucha salsita pero jugoso.
  3. Lava y corta las berenjenas con la piel en láminas o rodajas de poco más de medio centímetro de grosor, pásalas por una sartén o plancha bien caliente con apenas aceite frotado con una servilleta. Las berenjenas tienen que estar bien marcadas pero firmes. Reserva en un plato.
  4. En una fuente o molde apto para horno previamente engrasado con un poco de aceite, coloca en el fondo una capa de berenjenas y luego cubrelas con una capa de guiso, repite el procedimiento hasta terminar con una capa de berenjenas, añade por último la bechamel y hornea a 200 ºC (con el horno previamente precalentado) por 15 minutos y gratina 5 minutos.
  5. Para el falso queso. Mientras se hornea la musaka pela el ajo y añadelo junto con el pan y el aceite a la batidora o procesador hasta que tengas unas migas muy finas, tuéstalas sobre una sartén bien caliente. Sabrás que está hecho porque cambiará el color y la textura.
    Deja que la musaka repose unos minutos antes de servir con un poco del falso queso por encima, esto le dará un toque de sabor y textura extra.

Fuente: Cocina de muerte lenta

temocotorrock
https://www.sabrosia.com

 

Anuncios

About cuauhtemock

Everything is permitted… I like metal music, video games and hanging out with my friends.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: